17 Agosto 2017

GRANDE SECONDE CERAMIC

  • GRANDE SECONDE CERAMIC CLOUS DE PARIS

La colección Grande Seconde redefine el estilo contemporáneo con estos nuevos guardatiempos que combinan carácter y formas depuradas. El emblemático modelo de la marca se presenta en una versión de cerámica blanca y dos versiones negras con acabados «clous de Paris». Cada versión, limitada a 28 ejemplares, ofrece una novedosa interpretación de la colección.

Jaquet Droz, Grande Seconde Ceramic Clous De Paris, J003035540 J003036540 J027035541, Trio Front

El número 8, símbolo de Jaquet Droz, aparece en este modelo dentro de un conjunto de números romanos y árabes realzado por una esfera decorada con un motivo «clous de Paris». Este tipo de guilloché es fruto de una sucesión de grabados que evocan pequeños clavos geométricos piramidales. Habitualmente se aprecia en relojes de estilo clásico y en este modelo está plasmado en el fondo de la esfera con su textura generosa que confiere a este guardatiempo un toque de personalidad y exclusividad.

Jaquet Droz, Grande Seconde White Ceramic Clous De Paris, J003036540, Ambiance

La pulsera en tejido evoca los motivos «clous de Paris», mientras que el aspecto monocromático del reloj da vida a un estilo sobrio que magnifica la poesía del guardatiempo, le acompaña a diario con una reserva de marcha de 68 horas. En el modelo Grande Seconde Power Reserve Black Ceramic, se viste con una gama de dorados que se combina armoniosamente con las agujas en oro rojo 18 quilates de las horas, los minutos y el segundero, cuyo resplandor es acentuado por el extraordinario contraste entre el blanco y el negro de la esfera y el oro rojo de los tornillos y la corona en la versión blanca.

Jaquet Droz, Grande Seconde Ceramic Clous De Paris, J003036540 J027035541, Duo Back Close Up

Un reloj para la eternidad: en la caja y la esfera, la cerámica prácticamente antirrayaduras y de prodigiosa resistencia, garantiza su resplandor y su color con el paso del tiempo. Elegancia duradera e inimitable: cada modelo está autenticado por un número individual grabado en el fondo de la caja. Este detalle final confirma el carácter intransigente y singular de cada guardatiempo y lo convierte en un verdadero tributo al paso de cada instante.

“Some watches tell time, some tell a story”

descubre mas