Shopping cart

Su cesta de la compra está vacía
13 March 2013

LA LÍNEA DEPORTIVA (SW) JAQUET DROZ

 

GRANDE SECONDE SW STEEL-RUBBER

Cuando un gran clásico de la relojería adopta las virtudes de la tecnología contemporánea, la exigencia de la perfección es una característica fundamental.

Jaquet Droz utilizó lo mejor de sus savoir-faire y lo mejor de su filosofía con el fin de desarrollar el Grande Seconde SW Steel-Rubber. Los artesanos combinaron un patrimonio histórico inimitable, el diseño revolucionario del Grande Seconde y materiales y estilo de vanguardia con el fin de obtener un modelo selecto con un estilo depurado que ocultara sus tesoros innovadores.

La perfección de las líneas de la esfera es el resultado de un complejo proceso de descenso del material en un solo bloque vaciado. El elegante equilibrio del ocho satinado, la delicadeza de la arista y el tratamiento con Super-LumiNova rojo de las agujas y algunos indicadores realzan el negro profundo mediante un refinado juego de volúmenes, luces y colores.

Las plaquetas también son talladas en la materia y evocan discretamente la predominancia de las formas redondas. El confort de uso del Grande Seconde SW Steel-Rubber, un aspecto fundamental, se aprecia en el brazalete de acero – una primicia para Jaquet Droz – combinado con la suavidad del caucho natural para una sorprendente ligereza y una extraordinaria calidez. Este guardatiempos encarna el lujo más sofisticado en la realidad más cotidiana para los adeptos de la Alta Relojería…

TOURBILLON

En 2011, Jaquet Droz sorprendió a la industria asociando el tourbillon, la complicación que libera al mecanismo de los efectos de la fuerza de gravedad, a uno de sus modelos más emblemáticos: el Grande Seconde, cuya esfera representa un ocho, número fetiche de la Manufactura.

Jaquet Droz reinventa hoy la fusión asociando por primera vez una de las complicaciones más virtuosas de la relojería a su línea deportiva (SW), lanzada en 2008.

Con el fin de superar tal desafío, los artesanos de La Chaux-de-Fonds llevaron aún más lejos los límites de la mecánica. El Tourbillon, incorporado en la parte superior de la esfera, desvela la extraordinaria complejidad de su mecanismo. El puente superior asume ahora la función del segundero, dotado del estilo deportivo del modelo.

El contador de horas y minutos, situado enfrente, retoma los códigos clásicos de los indicadores romanos, cubriéndolos, al igual que las agujas, de una capa de Super-LumiNova blanco que contrasta con el negro de la esfera con tratamiento de caucho. Por su parte, las plaquetas dispuestas horizontalmente, han sido minuciosamente atornilladas realzando el equilibrio gráfico perfecto y la armonía cromática del Tourbillon. Este dispositivo tecnológico e impactante se aloja en una generosa caja de 45 mm de diámetro, que destaca por su majestuosidad acentuada por el precioso resplandor del oro rojo y la delicadeza del bisel acanalado. La pulsera de piel de aligátor – utilizada por primera vez en esta línea – confiere un brillo inimitable a este guardatiempos excepcional.

El Tourbillon combina a la perfección el espíritu deportivo y la pasión por el lujo.