20 Julio 2017

NUEVA VERSIÓN DEL «PETITE HEURE MINUTE»

  • NEW VERSIONS OF THE “PETITE HEURE MINUTE”
  • NEW VERSIONS OF THE “PETITE HEURE MINUTE”
  • NEW VERSIONS OF THE “PETITE HEURE MINUTE”

Son majestuosos, espectaculares y simbólicos. El león, el flamenco y las carpas koi, provenientes de África, del Caribe y de Asia, son los invitados de honor que Jaquet Droz acoge en tres guardatiempos que ilustran maravillosamente los mejores savoir-faire de sus artesanos. En La Chaux-de-Fonds, cuna de la Marca, nacieron estas versiones inéditas del Petite Heure Minute, que asocian perfectamente la pintura en miniatura y el esmalte Grand Feu negro. Una invitación a evadirse. Pierre Jaquet-Droz nació en el Siglo de las Luces y era un gran viajero. Su espíritu vanguardista y su curiosidad vibran permanentemente en estos tres modelos eminentemente modernos y creativos; es una ecuación única que, desde hace prácticamente tres siglos, define el alma de Jaquet Droz.

Jaquet Droz, Petite Heure Minute Black Enamel, J005013217, Petite Heure Minute Pink Flamingo, front back

Los artesanos de la Marca, pintores, grabadores o esmaltadores, siempre han sabido manejar el abanico de los contrastes. Y esa es la particularidad de los Ateliers d’Art. Este departamento, conservatorio de técnicas históricas y laboratorio de innovaciones estéticas, fusiona la leyenda del pasado y la belleza del presente, gracias al talento de los hombres y las mujeres que allí trabajan. Con el fin de resaltar aún más el esplendor intemporal de estos cuadros en miniatura, el esmalte Grand Feu es trabajado en una versión color negro profundo y uniforme. Este fondo denso y magnético, perfecto para exaltar la precisión del gesto del pintor que realiza los trazos del pincel con extrema delicadeza, confiere un extraordinario relieve al motivo ornamental que alberga.

Jaquet Droz, Petite Heure Minute Black Enamel, J005033314, Petite Heure Minute Lion, front back

El rey de los animales siempre ha fascinado a poderosos, así como a poetas y artistas. Símbolo de fuerza, nobleza y poder, el león, luce una melena con magníficos tonos marrón, negro y rojizo. El felino inmóvil, que aparece de perfil, irradia un aura de sabiduría y vigor, preciosos valores bañados por la luz del oro rojo de la caja de generosas proporciones con su diámetro de 43 milímetros. El sorprendente flamenco del Caribe, con su deslumbrante plumaje y su imponente pico, seduce a primera vista. Un total de 248 diamantes talla brillante, engastados en la caja en oro rojo de 39 milímetros de diámetro, realzan con su fulgor este elegante espectáculo en el que el ave da la impresión de desplegar su largo y majestuoso cuello. Una caja de 39 milímetros de diámetro también alberga, entre cañas y flores de loto, a las carpas koi. Estos peces de escamas multicolor, símbolo de longevidad, ofrecen el espectáculo de un ballet acuático, muy apreciado en Asia por la gracia y la serenidad que inspiran. Las carpas koi también evocan en este modelo la fascinación que sentía el Occidente por el Extremo Oriente en el siglo XVIII, el siglo de Pierre Jaquet-Droz. No es casualidad entonces que sus creaciones relojeras hayan sido las primeras en penetrar en la Ciudad Prohibida.

Jaquet Droz, Petite Heure Minute Black Enamel, J005013218, Petite Heure Minute Carps, Workshop

Los animales lucen tan reales, con una extraordinaria vitalidad y una precisión fotográfica, que parece que fueran a moverse de un momento a otro. Estas obras de increíble realismo, editadas exclusivamente en 28 ejemplares cada una, se entregan con un certificado de autenticidad de los Ateliers d’Art firmado por el artesano que las ha manufacturado. Estos tres Petite Heure Minute, equipados con un movimiento mecánico automático y dotados de una reserva de marcha de 68 horas, nos recuerdan que la belleza insuperable del espectáculo del mundo silvestre es fruto de su carácter exclusivo.

“Some watches tell time, some tell a story”

descubre mas