GRANDE SECONDE «TRIBUTE», JAQUET DROZ CELEBRA SU 280º ANIVERSARIO RINDIENDO UN HOMENAJE A SU GRANDE SECONDE | Jaquet Droz
26 Abril 2018

GRANDE SECONDE «TRIBUTE», JAQUET DROZ CELEBRA SU 280º ANIVERSARIO RINDIENDO UN HOMENAJE A SU GRANDE SECONDE

  • GRANDE SECONDE TRIBUTE, JAQUET DROZ CELEBRATES ITS 280TH ANNIVERSARY BY PAYING TRIBUTE TO THE GRANDE SECONDE

Un modelo que ha pasado de generación en generación, superando el paso del tiempo, los códigos y las modas; el Grande Seconde de Jaquet Droz fue creado en 2002 y su línea se ha impuesto como un icono.

Jaquet Droz celebra esta tradición histórica y estética con motivo de su 280.º aniversario. Con el Grande Seconde «Tribute», limitado a 88 ejemplares que se entregan en un exclusivo estuche, la Casa presenta por primera vez en la familia Grande Seconde un reloj de pulsera en oro amarillo.

Esta versión refleja la dedicación de la Casa Jaquet Droz para hacer que su creación evolucione respetando su patrimonio. Encarna la continuidad de una historia que empezó en 1784: con el Grande Seconde «Tribute», es posible palpar tres siglos de Alta Relojería, sin interrupciones y sin atajos. Es un descendiente directo de un linaje de prestigiosos guardatiempos que hicieron historia. Esta creación no será la excepción y también dejará su huella en este comienzo de siglo.

Jaquet Droz, Grande Seconde Tribute, Front and Back

Para respetar su legado, la Casa ha conservado a la perfección el diseño creado por Pierre Jaquet-Droz. Retoma la indicación de las horas y los minutos a las 12, cuyos índices lanzaron, con dos siglos de anticipación, la alternancia de números árabes y romanos que ofrece una legibilidad perfecta de las dos subesferas entrelazadas. El segundero grande se despliega a las 6 en un círculo un poco más grande que forma el «8», que se ha convertido en la firma estética no solamente de esta pieza sino también de Jaquet Droz. Este modelo luce una esfera esmalte Grand Feu, una técnica secular cuya realización implica un gran reto. Muy pocas casas relojeras dominan esta técnica. Además de ser una de ellas, Jaquet Droz es probablemente la única que ha logrado obtener un color marfil perfectamente uniforme. Gracias a su composición, el Grande Seconde «Tribute» es inalterable y resistirá al paso del tiempo que irá indicando al ritmo de su mecanismo de precisión.

El movimiento Calibre 2663, ensamblado completamente a mano, ostenta con orgullo un estilo abiertamente moderno. Este movimiento mecánico automático está dotado de dos barriletes que le ofrecen una reserva de marcha de prácticamente tres días (68 horas). El escape en silicio (espiral y cuernos de áncora) garantiza su precisión y lo hace insensible a las variaciones de campos magnéticos y de temperatura. Asimismo, la masa oscilante del Grande Seconde «Tribute» ostenta dos decoraciones específicas: el guilloché tradicional hecho a mano y las dos estrellas que son el símbolo de la Casa. Las estrellas aplicadas y pulidas representan a los Jaquet-Droz, padre e hijo, y les permiten brillar en el cielo de una historia que está abriendo un nuevo capítulo.

“Some watches tell time, some tell a story”

Más información sobre esta pieza excepcional