UNA EXPOSICIÓN ÚNICA DESVELARÁ EN HONG-KONG LAS PIEZAS DE JAQUET DROZ PROCEDENTES DE LA COLECCIÓN IMPERIAL DE LA CIUDAD PROHIBIDA. | Jaquet Droz
22 Enero 2019

UNA EXPOSICIÓN ÚNICA DESVELARÁ EN HONG-KONG LAS PIEZAS DE JAQUET DROZ PROCEDENTES DE LA COLECCIÓN IMPERIAL DE LA CIUDAD PROHIBIDA.

  • Jaquet Droz, Treasures Of Time in Hong Kong
  • Jaquet Droz, Treasures Of Time in Hong Kong
  • Jaquet Droz, Treasures Of Time in Hong Kong
  • Jaquet Droz, Treasures Of Time in Hong Kong
  • Jaquet Droz, Treasures Of Time in Hong Kong

Hasta el 10 de abril de 2019, la exposición The Hong Kong Jockey Club Series: «Treasures of Time» estará presente en el Museo de Ciencia de Hong-Kong. En el marco de esta exposición, el público podrá descubrir relojes y autómatas Jaquet Droz procedentes de las colecciones privadas del Palace Museum de la Ciudad Prohibida, un gesto extraordinario por parte de dicha institución cuyas obras son de tal importancia que rara vez salen de su recinto. Esta exposición se hace eco del 280.° aniversario de la Casa, celebrado a lo largo del año 2018.

Jaquet Droz, Treasures Of Time in Hong Kong

Gracias al apoyo del Museo de Ciencia de Londres y del Palace Museum, el público podrá descubrir piezas excepcionales, incluyendo las creaciones únicas de Jaquet Droz que animaron las colecciones de los emperadores de la dinastía Qing. Estos relojes y autómatas, piezas esenciales en la vida de la corte en el siglo XVIII, demuestran la intensidad de las relaciones seculares entre la dinastía Qing y la Casa. De hecho, fue el mismo emperador Qianlong quien tradujo por primera vez al mandarín el nombre de la familia «Jaquet-Droz», tal como se sigue utilizando en la actualidad.

Desde 1774, el taller londinense de Jaquet Droz había establecido relaciones en Cantón con sus agentes, quienes no tardaron en ganarse el favor de la corte imperial china. Jaquet Droz se convirtió así en la primera marca relojera suiza importada a la Ciudad Prohibida. Los diferentes emperadores de la dinastía Qing fueron creando una colección excepcional de creaciones originales Jaquet Droz, fascinados a la vez por su carácter naturalista y por su arte de maravillar, encarnado por numerosos autómatas (péndulos, tabaqueras y relojes de bolsillo). Las jaulas para pájaros y autómatas silbadores de Jaquet Droz, combinación de poesía y arte relojero, fascinaban al Emperador y a sus súbditos. En la época de Pierre Jaquet-Droz, esta larga amistad entre Jaquet Droz y China representó una exportación de más de 600 piezas en un periodo de 10 años.

Jaquet Droz, Treasures Of Time in Hong Kong

La exposición «Treasures of Time» permite también poner en perspectiva la riqueza que representa el desarrollo de los primeros autómatas. No es casualidad que hoy atraigan la atención de instituciones como el Museo de Ciencia de Hong-Kong, el Museo de Ciencia de Londres y el Palace Museum. Todos ellos reconocen el genio mecánico de Jaquet Droz, confirmado desde hace ya casi tres siglos. Relojes y autómatas demuestran una creatividad y un carácter técnico inusuales, muy adelantados a su época. Todas estas piezas establecieron los primeros lazos animados entre la naturaleza, el hombre y, más adelante, los autómatas humanoides. Cada una de ellas permitirá conectar con el presente los oficios artísticos que Jaquet Droz aplicaba en sus creaciones del siglo XVIII (pintura en miniatura, grabado, esmaltado, engastado, etc.), y que hoy en día continúan perpetuando el arte de maravillar de la marca.

“Some watches tell time, some tell a story”