30 Enero 2017

JAQUET DROZ PRESENTA EL GRANDE SECONDE TOURBILLON MOTHER-OF-PEARL, NUEVO PRODIGIO DE FEMINIDAD Y VIRTUOSISMO RELOJERO

  • Jaquet Droz, J013013580, Grande Seconde Tourbillon Mother-of-pearl

En el corazón de la leyenda de Jaquet Droz, se encuentra el Grande Seconde. Con su diseño imponente, este modelo que nace en el Siglo de las Luces, va a cambiar para siempre la relación con el tiempo, que nunca más será solo utilitaria. Gracias a la iniciativa de Pierre Jaquet-Droz, el reloj es apreciado como una sucesión de instantes creativos, soñadores y viajeros: el Grande Seconde encarna el espíritu mismo de ese siglo XVIII que vio nacer la Marca de las dos estrellas.

Hoy, Jaquet Droz reinterpreta esta silueta emblemática para crear una nueva referencia de relojería femenina. Para ello, los artesanos han trabajado uno de los materiales que ofrece los mejores efectos luminosos: el nácar. Frágil y delicado, el nácar exige una destreza particular para evitar dañarlo. La larga tradición de las esferas minerales ha proporcionado a Jaquet Droz toda la maestría para un trabajo perfecto. Los efectos tornasolados contrastan con el resplandor del oro rojo de la caja de 39 mm de diámetro, engastada con diamantes talla brillante, así como la aureola que luce la esfera y la hebilla desplegable. Los índices en caracteres romanos de las horas y los minutos aportan a su vez un toque de clasicismo que realzan las agujas de acero azulado. Dotado de una pulsera de satén blanco, el Grande Seconde Tourbillon Mother-of-Pearl también encierra secretos como la masa oscilante en oro igualmente decorada de nácar blanco y los puentes del movimiento con una decoración Côtes de Genève en abanico.

Jaquet Droz, J013013580, Grande Seconde Tourbillon Mother-of-pearl, Front / Back

Precioso, refinado, el Grande Seconde Tourbillon Mother-of-Pearl es un reloj suntuosamente femenino, dotado de la obra maestra de las complicaciones relojeras: el tourbillon. Compensando los efectos de la atracción terrestre sobre el mecanismo, el tourbillon desvela su infinita complejidad. Fascinante escultura en miniatura, muestra del trabajo de alta precisión más riguroso, este reloj está equipado, por primera vez en Jaquet Droz, con cuernos de áncora y con una espiral de silicio. Flexible y rígido, el silicio es una material casi mágico, inoxidable, insensible al magnetismo como a las variaciones de temperatura no extremas y a la presión atmosférica. Esta espiral garantiza así una precisión perfecta a lo largo del tiempo del Grande Seconde Tourbillon Mother-of-Pearl. Dotado de una reserva de marcha de 7 días, elegante y técnico a la vez, precioso y virtuoso, el Grande Seconde Tourbillon Mother-of-Pearl ha sido editado en 88 ejemplares. Un número cuya silueta evoca el motivo de esta esfera impregnada de la luz del nácar y el resplandor de los diamantes.

Más información sobre esta pieza excepcional