12 Enero 2015

Jaquet Droz presenta The Bird Repeater Geneva

  • J031033204_THE BIRD REPEATER_AMBIANCE_ZOOM IN_980

En esta nueva edición, Jaquet Droz ha reunido a todos los talentos de sus Ateliers d’Art para dar vida a otra celebración, la de Ginebra, en donde Pierre Jaquet-Droz abre en 1784 la primera manufactura de la ciudad, con la cual iniciaba la producción relojera de grandes complicaciones. 

J031033204_THE_BIRD_REPEATER_FULL AMBIANCE_JAQUET-DROZ

El encuentro entre la Naturaleza y la Ciudad representa el telón de fondo de The  Bird Repeater Geneva, que reúne sobre su esfera en nácar blanco todos los símbolos de la ciudad suiza. Los grabadores, pintores y esmaltadores han logrado la hazaña de reproducir en miniatura el Lago Lemán, su célebre chorro de agua y el Faro de Paquis, así como la silueta del Salève, un monte de los Prealpes considerado como el «balcón» de la ciudad. 

En el centro de la esfera, se ve una pareja de jilgueros europeos que ha hecho su nido en la isla Rousseau, el paraíso para pájaros que se encuentra precisamente a la entrada del lago. Estas criaturas esculpidas a mano en oro, y dotadas de un plumaje tan colorido como una pintura fovista, están acompañadas por dos polluelos, y se reúnen en torno al huevo que se asoma en el centro del nido. El extraordinario talento de los artesanos de La Chaux-de-Fonds se aprecia a través de los minuciosos detalles, la vivacidad de los colores y la perfección tanto de los ojos como de las ramitas de paja.  

Como es tradición en Jaquet Droz, la belleza y el ingenio mecánico van de la mano. Y al igual que las ediciones anteriores, The Bird Repeater Geneva está dotado de 8 animaciones minúsculas y espectaculares - los pájaros que dan de comer a sus pequeños, el despliegue de las alas, la caída del agua, la eclosión del huevo – rindiendo tributo a los célebres autómatas y androides que Pierre Jaquet-Droz y su hijo crearon en el siglo XVIII.

THE BIRD REPEATER_BACK AND FRONT_JAQUET-DROZ

Este cuadro animado contrasta con la gran sencillez de la esfera de Horas y Minutos, descentrada a las 12 y realizada en un disco de ónice negro sobre el cual se desplazan dos agujas Lancine en oro rojo, evocando la luz de la caja de 47 milímetros de diámetro, elaborada igualmente en oro rojo. The Bird Repeater Geneva, equipado con el movimiento Jaquet Droz RMA88 de cuerda manual y dotado de una reserva de marcha de 48 horas, está disponible en una edición de ocho ejemplares exclusivamente. Ocho: un número emblemático en el universo de Jaquet Droz, un número cargado de magia y significación que los conocedores reconocerán inmediatamente. 

J031033204_THE BIRD REPEATER_ATELIER D'ART_JAQUET DROZ_650

Descubrir la actualidad Jaquet Droz